Pago a 30 días y los desafíos tecnológicos para su implementación

 

Los sistemas de cobranza digitales se posicionan como un aliado fundamental para apoyar la implementación efectiva de esta Ley en tu Pyme. Aquí te contamos por qué. 

¿Sabías que el plazo máximo de pago de factura, a partir de este 1° de abril de 2020, deberán ser 30 días desde su emisión?

Se  espera que esta normativa beneficie a más de un millón de pequeñas y medianas empresas, estableciendo tiempos de pagos más justos y, por lo tanto, mejorando el flujo de caja y liquidez de las Pymes.

Sin embargo, a pesar de que esta Ley establece legalmente que los tiempos de pago de las empresas no pueden superar los 30 días, existen otros desafíos asociados a la gestión y uso de tecnologías que deberán enfrentar las empresas para su exitosa implementación.

¿Crees que tu Pyme está lista para sumarse a esta nueva normativa? Desde Duemint analizamos los principales desafíos tecnológicos que tu empresa deberá abordar para que también estés preparado.

Desafíos tecnológicos para mejorar la implementación del pago a 30 días 

  1. Controla los tiempos de pago y cobranzas

Luego de que tu Pyme emita la factura tras la prestación de servicios o la entrega de productos, comienza un nuevo proceso: la gestión de la cobranza. Este, sin duda, puede convertirse en un dolor de cabeza para muchas pequeñas y medianas empresas si es que no cuentan con los recursos humanos y las herramientas adecuadas para llevarlo adelante.

Es aquí donde las tecnologías asociadas a la gestión de cobranza aparecen. Dentro de sus grandes beneficios, te permitirán visualizar de forma estandarizada la cartera de cuentas por pagar en el periodo, automatizar el proceso de seguimiento de dichas facturas y enviar recordatorios. Todas estas acciones pueden jugar un rol clave para hacer efectivo el cumplimiento del pago a 30 días.

Además, un buen software de cobranza te entregará opciones para facilitar el pago de las facturas, como por ejemplo, la incorporación de sistemas de pago en línea o la identificación de aquellos pagos retrasados.

  1. Incorpora las guías de despacho electrónicas

Otra de las iniciativas que impulsa la Ley de Pago a 30 Días es la obligatoriedad de la emisión de guías de despacho electrónicas, con el objetivo de llevar un mejor control sobre los periodos de venta y pago, agilizando la emisión de las facturas. Es decir, buscan dar mayor certeza a las Pymes respecto al cumplimiento de las fechas de pago, ya que en muchas oportunidades el atraso en los pagos está asociado a las demoras de las empresas en la emisión de las facturas.

Para emitir este documento tributario puedes hacerlo a través de softwares de facturación electrónica o también a través de la página del Servicio de Impuestos Internos (SII).

Si te apoyas en las tecnologías correctas, tu empresa estará preparada para afrontar los desafíos que nos presenta la ley de pago a 30 días. Sobre todo bajo la contingencia actual del Coronavirus, ya que las fechas y plazos de pago se han dilatado a causa de esto.

You may also like...

Bitnami